Seguidores

miércoles, 31 de mayo de 2006

Somos 4

El pasado 21 de Marzo de 2.006 nació Óscar, mi segundo hijo, se adelantó en cuatro semanas pero ello no acarreó ningún tipo de problema.
Aún recuerdo ese día 21 a las 02:30' cuando me despierta mi mujer y me dice :
- "He roto aguas, vamos al Materno".
- ¿Cómo dices, estás segura, faltan cuatro semanas todavía?, dije entre dormido, sorprendido e incrédulo.
- Mira el suelo, está mojado.
- ¡ Cierto, dúchate mientras me visto que nos vamos!.
El corazón a mil por hora, cientos de ideas agolpándose en mi mente: dormido, activo y acelerado, creo que nunca me he vestido tan rápido.
A las 16:00 de ese mismo día nació Óscar pleno de salud y fuerza.
Reconozco que después de tantas horas esperando el desenlace, la soledad del paritorio, la mucha tensión acumulada y el deseo de acabar con el trance, motivó una descarga de emociones al ver la cara del niño que me duró hasta que me fuí a dormir cerca de las doce de la noche.
Espero tener en mi vida oportunidades de llorar tanto y tan dulcemente, es increíble el estado de felicidad en el que uno se instala, no cambio estas experiencias por nada ni por nadie, son mías y las he compartido con mi mujer.
Seguiré hablando acerca de los sentimientos y emociones provocados con este segundo nacimiento de modo más concreto, en post individuales, ahora sólo he querido dejar constancia del macro acontecimiento personal.
Besos para los que tienen la facultad de emocionarse con la sonrisa de un niño.

3 comentarios:

chocoadicta dijo...

Muchísimas felicidades :), le desea a Oscar lo mejor para esta vida que ahora comienza...
Beso

la chola dijo...

Seguro que a Oscar, ese niño que nació con prisas, la vida le depara mil y una sorpresas. Enseñarle a sonreir y a soñar que parece que cada vez está menos de moda ;-)

Yared dijo...

Enhorabuena, ya estas mas cerca de la felicidad