Seguidores

sábado, 20 de marzo de 2010

Equivocada




- Siempre estás en contra mía, jamás me das la razón, me atacas por todo lo que digo y hago.
- No es cierto, si no estoy de acuerdo, lo digo. Quizás prefieras una mentira, pero lo siento, yo no soy así.
- ¡ Respétame, soy tu madre !.
- ¡ Respétame, soy tu hijo !.
- Yo que siempre te he dado todo y me lo pagas así, nunca te ha faltado de nada.
- Lo que yo necesitaba, nunca lo tuve, o al menos así lo sentí y lo siento aún hoy en día.
- Buenos colegios, ropa cara, viajes, universidad, caprichos, ¿ de qué te quejas coño?.
- Insisto, lo que necesitaba y demandaba no sentí recibirlo.
- ¡ Dime, dime qué es eso que necesitabas y no tenías !.
- No entiendes nada, no me entiendes y lo más triste es que tampoco me conoces, todo lo que me disteis, lo material, me hizo la vida más agradable y me dio la oportunidad de conocer muchos aspectos de la vida, saber que era un privilegiado al que le daban más de lo que necesitaba para vivir, casi un malcriado.
Quizás entendías que esa era tu obligación como madre, darlo todo, pero ya ves, paradojas de la vida, no lo dabas todo, me negabas sistemáticamente el respeto a mi individualidad, a mi manera de pensar, de sentir, a mi sensibilidad personal, a mis múltiples facetas intelectuales. Siempre me considerabas un tipo a  contracorriente, un inadaptado social, mis argumentaciones no coincidentes con las tuyas las tomabas como ataques personales, nada más lejos de mi ánimo, discrepar no es sinónimo de agresión.
En resumen, no me sentí querido o dejé de sentirlo cuando tuve la suficiente capacidad de analizar tu falta de capacidad y tus valores absolutistas y radicales carentes de empatía, ni siquiera de tolerancia hacia un hijo, ya no digo persona. Pero si algo he de agradecerte, es el haberme hecho muy fuerte ante la estupidez humana y sus actos contrarios a lógica alguna y, ¿ sabes algo ?, hoy en día soy una persona sensata, llena de amor hacia los demás, de respeto hacia lo distinto, con nula capacidad de agresión gratuita y un hedonista nato, enamorado de su mujer, totalmente entregado a mis hijos a los cuales les tengo una lealtad y amor infinito, y unos amigos y familia política que me acogió como un hijo más.
Por todo ello, te digo que a pesar de tí, SOY FELIZ.
- Eres un mal hijo y un desagradecido, si tu padre te escuchara no te permitiría que me dijeras estas atrocidades.
- Mi padre vive en mí y te puedo asegurar que está muy orgulloso de mí ya que soy un fiel reflejo de su inmensa humanidad y generosidad.
Debo irme, mi familia y la vida real me espera, buenas tardes.

Who.

33 comentarios:

sO! dijo...

Who gracias por pasar siempre por mi blog aunq ya casi no lo uso, la verdad q ni tiempo tengo.
Pasaba a saludarte :)

Besitos

Darilea dijo...

Es muy difícil ser padres, nunca sabes cuando lo estas haciendo bien.
Ojala en mi vida, mi hijo nunca me reproche.
Un besito Who.

Néctar dijo...

Who
¿Estás bien?

Néctares

Josep Capsir dijo...

Casi todos los padres están orgullosos de sus hijos, a veces hay muros a través de los cuales no pueden demostrarlo.
Los buenos padres nos enseñan el camino a seguir y los malos nos enseñan a no equivocarnos con nuestros hijos.
Muy buena reflexión.

WHO dijo...

Sí Néctar, perfectamente.
Un besito, Who.

La abuela frescotona dijo...

Ay, querido amigo, lo bueno de los errores de nuestros padres, es que sabemos, nunca los repetiremos con nuestros hijos, y pareja.
Aun lo malo en ellos, nos deja una enseñanza, es el milagro de la sangre, siempre llama.
Te abrazo querido amigo.

MORGANA dijo...

No es reproche..¿verdad?Nos olvidamos de la esencia, de la persona ,de su individualidad y deseos..ciñéndonos a lo material..si pensásemos al revés ..todo sería distinto...me alegro por tí y tu relato y por el que vive en tí.
besos a tu alma.
Morgana

fonsilleda dijo...

Puede ser una situación real, porque los que no tienen capacidad económica, suelen estar más interesados y preocupados por obtenerla.
Ahora en serio, un diálogo feliz, porque tal me parece que un hijo aprenda de sus carencias para hacerse mejor. ESpléndido.
Seguro que hay madres así, que piensen que con dinero se puede solucionar casi todo.
Bicos

Diario de nuestros pensamientos dijo...

espero q no sea autobiografico

FABIA dijo...

Podria ser la historia de muchos de nosotros.
Hoy entra la primavera, disfrútala.
Besinos.

Hank dijo...

Me encanta leer este tipo de cosas tan intensas.

Sil dijo...

Lo material nuca llena lo sentimental,lo afectivo,lastima que algunos padres no puedan darse cuenta

Gala dijo...

Me cuesta creer que algun hijo pueda sentirse asi.
Me cuesta creer que alguna madre sea capaz de ello.

Muchos besos Who

Agua dijo...

Querido amigo, no dejas de sorprenderme y, como te dije hoy, de hacerme llorar. Tu mirada es reflejo de templanza, de fuerza y cordura. Tu comportamiento, en situaciones difíciles, se caracteriza por la paciencia, la contención y el saber esperar. En ocasiones, me has dado la impresión de ser como ese canto de piedra que se refugia en el río y que aguarda y soporta el fluir de las aguas, aguas turbulentas, aguas cristalinas, aguas ácidas y amargas.....Como amigo eres para mi referente de seguridad y confianza, pilar donde poder apoyarme e incondicional mano a la que agarrarme con tranquilidad
No dejes que tu amargura y dolor borren ni por un solo instante tus ansias por respirar aire puro. De vivir pleno de felicidad en compañía de los que te queremos, de mirar hacia delante con la conciencia limpia y clara, y la serenidad en tus sentimientos.....
Espero no defraudarte nunca. Un besote enorme de toda mi familia. Gracias por el día de hoy.

salvadorpliego dijo...

Esos problemas generacionales se repiten una y otra vez a lo largo de la historia…
Nunca dejes de ser feliz.

Un gran abrazo para ti.

Armando dijo...

Tus palabras me han impactado tanto que me mueven para ofrecerte dos cosas:
La primera, darte un fuerte abrazo y decirte que ya sabes que nos tienes siempre para lo que necesites.
Y la segunda, comentarte que a veces, las circunstancias de la vida, un mal enfoque de las situaciones o simplemente porque no saben o no quieren hacerlo, hacen que las personas sean infelices, no vivan su propia realidad de seres hechos para amar y ser amados.
Lo más importante de todo, es que a pesar de tu tristeza, has sido compensado con creces con todo lo que has recibido y espero que algún día, no muy lejano, puedas tener la dicha de pensar que lo que te ha ocurrido haya sido sólo eso, un mal sueño y todo vuelva a su cauce.
Un gran abrazo y mi admiración por la gran persona que eres.
Armando.

silver´s moon dijo...

Qué difícil cuestión verdad? Cuando somos niños sólo necesitamos sentirnos importantes para nuestros padres, sentirnos queridos, especiales para ellos, lo demás no importa. Precisamos atención y amor, ese es nuestro sustento.

A veces, el sentirnos desatendidos en ese aspecto nos provoca rabia o enfado hacia nuestros progenitores y pensamos que nosotros nunca haríamos algo así con nuestros hijos. Al menos es así como me he sentido yo.

Aunque seguro que si nos calzamos sus zapatillas, si dejamos nuestra necesidad infantil de amor a un lado y nos ponemos en su lugar, nuestra perspectiva cambia. Porque seguramente ellos lo hubieran querido hacer mejor y no supieron cómo, porque muchas veces el miedo a fracasar hace que fracases, porque muchos padres prefieren mirar hacia otro lado por miedo a enfrentarse a una realidad que no quieren ver, como es que no son capaces de dar a sus hijos lo que necesitan. Quizá de niños no tuvieron un buen referente y eso hizo que se perdieran en su papel de padres...

Ahora, prefieren pensar que los malos somos nosotros, que somos desagradecidos o malos hijos, de lo contrario, tendría que aceptar que se equivocaron en una cuestión que no tiene marcha atrás.

Para mí ha sido bueno aceptar el pasado, entender como me sentí y por qué, hacer las paces con ese sentimiento que no me hacía sentir bien.

Maravilloso post Who.

Un beso fuerte

tecla dijo...

Es un buen texto WHO que espero que no sea cierto.
Los padres, y sobre todo las madres, al igual que tu protagonista se entregan en alma y vida a los hijos, puede ser que a veces no acierten, pero no quiere decir que no pongan empeño.
Supongo que sacar un hijo adelante sin tener un padre debe de ser terriblemente difícil y doloroso.
Es bueno que los hijos se rebelen para afirmar su personalidad e independencia y de esta manera madurar. Pero una vez casados y con hijos una rebelión así no tiene disculpa.
Lo percibo como un acto de ingratitud y de crueldad hacia una madre.
No quisiera ser la madre de tu protagonista.
Pero te admiro igual que siempre.

ASIDRAS dijo...

Hay amigo,me puedo imaginar lo que estas pasando en estos momentos.Se que si escribes estas cosas,no es por desprecio,ni por reproches,se tambien que eres una persona que siempre o casi siempre piensa aquello que tiene que decir,pero tambien creo saber que todos tenemos derecho a ser felices y que nadie tiene la libertad de hacernos daño.No tenemos que sentirnos culpables de los fracasos de los demas ni tan siquiera de los de nuestros mas allegados.Sigue viviendo y sigue haciendonos felices a todos los que hemos tenido la suerte de conocerte.Te quiero

María dijo...

Bueno WHO,

Ya he visto que se han preocupado por ti, a partir de esto tan duro que has escrito, me quedo más tranquila, al ver, que sí que estás bien.

Supongo que no es nada extraño, que un hijo al cabo de los años, hable con su madre de igual a igual y le haga entender, que aún sin saberlo se equivocó. Pero es que todos nos equivocamos.

Respetar la individualidad de un hijo, a veces no es fácil, si piensas desde la visión protectora de un padre, que esa individualidad puede serle perjudicial. Y también es verdad que en pos de ese cariño fraternal, a veces se hace muchísimo daño, suponiendo que los hijos deben ser a imagen y semejanza de las expectativas que tengan los padres de él.

Es muy difícil ser un buen padre y tú lo sabes que lo eres, la disputa generacional, la diversidad de educación e incluso de metas y principios cuando están definidos de ambos lados pugnan y a veces la lucha es dura.

Yo, lo único que jamás perdonaría a una madre, es que no ame a su hijo, sólo eso.


Muchos besos who.

Gemma dijo...

Querido Who,

El texto lo encuentro duro, imagino que si lo has escrito así es porque realmente lo sientes así, y entonces, en ese caso lo mejor es sacar todo eso fuera e intentar perdonaros. No sé, desconozco muchos matices pero cuando no esté la vas a extrañar mucho y ella a ti también, seguro.

Has tenido la necesidad de hacerle daño con tus palabras, creo que tienes mucho rencor hacia ella, deberías intentar neutralizar eso Who, no te aporta nada bueno.

Un beso muy fuerte.

WHO dijo...

Nada es verdad ni nada es mentira, todo depende del color del cristal con que se mira.
A tod@s los que por aquí han pasado y se han detenido a leer este relato : Gracias por vuestro tiempo y sinceros comentarios.
Un afectuoso reconocimiento, Who.

Gaia dijo...

Sin menospreciar la dificultad que debe ser el ser padre o madre, lo que veo desde hace años es que los padres se desviven para que sus hijos lo tengan todo pensando que teniéndolo todo serán más felices, cuando es precisamente las carencias las que nos hacen convertirnos en personas fuertes, humildes, responsables y capaces de valorar todo lo que se consigue. Por qué a caso qué tiene más valor: ¿lo que te dan o lo que consigues? para mi, lo segundo.

Yo entiendo la paternidad/maternidad en ser un guía para los hijos y unos brazos donde reconfortarlos ante los fracasos. Pero a veces los padres sin darse cuenta lo que hacen es querer moldear a sus hijos a su uso y semejanza en vez de darles las herramientas necesarias para que sean ellos mismos quienes moldeen su personalidad, su manera de ser y su manera de ver y afrontar la vida.

A veces se confunde el dar con felicidad. A veces se confunde lo material con la felicidad. Craso error desde mi punto de vista.

A veces de lo que más carecemos es de oídos para escuchar.

Como siempre, me encantó lo que has escrito. Como siempre haces reflexionar.

Un beso.

Anónima dijo...

No es fácil respetar las equivocaciones,
pero el amor sin respeto es tan sólo un poema.

besos sinceros

Nikita dijo...

Familia te toca, la que te toca. La sangre no siempre es = amor.
En cambio los amigos los eliges, estan de tu lado porque te quieren.
Pero eso es solo lo que yo pienso.

He conseguido no parecerme en nada a mi madre y mi hijo está encantado.

Beso

Sol dijo...

No es que no sepa que decir, es que me quede helada al leer este texto...
Duro, muy duro, pero no deja de ser exelente!!
Lamentablemente no hay escuelas de padres, tendria que reprocharle muchas cosas al mio... tu no conoces mi historia cielo, pero fue tan dura...y quizas hubieron otros motivos que me llevaron a valorar la vida y los esfuerzos.
Todo es según el cristal con que se mire es verdad, lo bueno es reconocer que algo que nos hizo daño aún sin quererlo quizas esa madre, pueda servirnos para crecer y ser mejores personas!!!
Te dejo mi beso lleno de luz como siempre!!
Y un abrazote de yapa!!!

Ninna O. dijo...

Jaja! vaya que esto si es inverosímil.
Justamente hace unos días estuve hablando con mi madre de la manera en que ella nos ha críado (a mi hermano mayor y a mi)
Y, a pesar de que muchas veces no este de acuerdo con su forma de pensar, agradezco todos los días por haber tenido una madre que me ha sabido inculcar buenos morales, me ha hecho una persona fuerte hacia la sociedad; me ha sabido guíar y respetar mis ideales. Y sí, tal vez yo tengo una mente abierta más de lo que mi madre desearía para mi corta edad.
Puede que discutamos muchas veces por las diferentes formas de pensar, gracias a ella he encontrado un sentido a mi vida, de la buena y he recordado quien soy y porque hoy en día soy feliz.

Norma Ruiz dijo...

Who:
¡que fuerte¡ es el relato.
pero es la realidad-
es triste que los hijos te recriminen. espero no halla sido autobiográfico.
te mandó un abrazo cálido.
tqm

LOCURAS dijo...

WHO!! hola,soy gabi vengo del blog de silver´s!.. me gusta como escribis! es cierto a veces los padres te tapan en cosas para no ver la realidad, a veces suelen ser fríos...pero lo importantes es que uno no sea el reflejo de ellos!.. Uno siempre quiere que nuestros hijos no vivan lo que nosotros vivimos!!...es bueno darse cuenta que lo más importante es el amor, la comprension, el dialogo, la necesidad de cada uno! no??..

Pasaré siempre que pueda!! puedo?
besos!!!

Espiritu Zen dijo...

Siempre he pensado que todos tenemos derecho a cometer errores, a equivocarnos, todos incluso una madre. Como padres y como hijos debemos valorar y comprender esos errores, de los cuales aprendemos y reflexionamos.
El vínculo de una madre y su hijo es estrecho, infinito y eterno. Debemos luchar por cuidarlo y mejorarlo. Una madre es mucho Who, lo más grande. Aprovechalo!!!
Un fuerte abrazo.

cris dijo...

hay que hablar mucho, decir lo que nos pasas, confesarnos, escuchar, oir. Pero parece ley de vida, que estas cosas sucedan. Tendrá que ser así? yo deseo que no.

Oscar dijo...

que lástima y cuantos dramas están escritos con la mísma rúbrica incluido el mio.

cuantos padres no supieron preguntar a sus hijos que les pasaba, o lo hicieron demasiado tarde.

era todo tan simple, unos pocos y meros actos de comunicacion, escucha y cariño.

Pero ni eso.

Gaia dijo...

Who, te he dejado un detallito por mi blog, por todos los momentos que hemos compartido por aquí ;)